jueves, 24 de octubre de 2013

La nada

La pantalla era como esta hoja blanca. Solo veía la tierra y ese cosmos que tocamos tantas veces. Cerré los ojos, la música me envolvió, nos vi a nosotras de la mano, disfrutando de la reacción en nuestros cuerpos en la oscuridad. Viaje a ese momento sin consumición. No se describir un sentimiento tan grande. Imágenes por la ventana del coche, ella exhalaba humo que se expandía en holo-olas lentas, aunque con control, sonreía, la observaba por el retrovisor. Veía las luces de colores de las farolas, ninguna era igual que otra. La música en mis cascos, mi única verdad. Escribiendo veo como he hecho un sentimiento expandirse tras el tiempo, ahora lo plasmo. Cuando toso esto acabe…espero que sigamos juntos. Veo tanto amor en la diagonal…Ella y yo sentadas, conectándonos, matando o aprovechando el tiempo,  según tu visión. No veía nada a mí alrededor. Solo sentía su cuerpo a mi lado, volando conmigo, al igual que yo. El calor, la atmosfera echa humo a nuestro alrededor. Ojos brillando cuando la luz emanaba. Al máximo, rozando la sensación que nos capturo. Imágenes. Eso es todo lo que guardo cuando el momento acaba. Podríamos habernos quedado allí para siempre, ambas lo afirmamos. En un sitio sin luz, donde nadie podía hacernos daño, donde no importaba nada, porque realmente sentíamos en nosotras la nada. Pero cuando el sentimiento se consume, los problemas vuelven, las preocupaciones, la hora de volver a casa…Pero tampoco nos importaba, sabíamos que lo repetiríamos hasta la desesperación. De la desesperación caímos en un bucle sin ley, sin noción del tiempo. Conseguimos salir con buena resolución. No caeremos otra vez. Pero repetiremos la sensación. Ahora ella tiene que esperar por mí y yo tengo que esperar para sentirla a ella. Hasta entonces hemos conseguido estar tranquilas en esta espera. Estoy tan orgullosa de todo lo que hemos creado…

No hay comentarios:

Publicar un comentario